¿Qué es la salud sexual y reproductiva?

La salud sexual y reproductiva es un derecho.

Es la capacidad de disfrutar de una actividad sexual responsable, satisfactoria y segura.
La libertad de decidir tener o no relaciones sexuales, con quién, cuándo y con qué frecuencia, libres de todo tipo de coerción y violencia;
La libertad de decidir tener o no hijos, cuántos y cuándo tenerlos. Y la libertad de elegir con quién tenerlos.
El derecho a recibir educación sexual en la casa y la escuela, e información adecuada para prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, garantizando la libertad de elegir sobre nuestra vida y nuestro propio cuerpo.
El derecho a acceder a servicios de salud adecuados que garanticen los derechos de niños, niñas, adolescentes y mujeres a la intimidad, privacidad y confidencialidad

Para elegir debemos saber: La educación sexual

La educación sexual es fundamental para que mujeres y niñas accedan a una salud sexual y reproductiva plenas, porque es necesaria para construir el proyecto de vida sobre la base de decisiones libres.
El acceso a la información, incluida la referida a la educación sexual, es un derecho humano fundamental.
Más de 200 millones de niñas y mujeres que no desean quedar embarazadas, o que quieren retrasar su próximo embarazo, no utilizan ningún método anticonceptivo.

La Educación Sexual previene los embarazos no deseados, los abortos, y las infecciones de transmisión sexual, como el VIH/sida. Además es necesaria para prevenir y saber actuar ante situaciones de violencia y abuso. Y empodera a las mujeres para que puedan tomar decisiones autónomas sobre su sexualidad, basadas en información confiable.

Relaciones sexuales libres y seguras

Como se ha dicho la salud sexual comprende la capacidad de disfrutar de una actividad sexual responsable, satisfactoria y segura; y la libertad de decidir tener o no relaciones sexuales, con quién, cuándo y con qué frecuencia.

La violencia sexual se da cuando existe un acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual u otro acto dirigido contra la sexualidad de una persona, mediante coacción por otra persona, independientemente de su relación con la víctima, en cualquier ámbito. Comprende la violación, el abuso y el acoso sexual.

La libertad y la seguridad son escenciales para que la sexualidad se ejerza saludablemente. La libertad refiere a la ausencia de cualquier coacción y la seguridad, a la posibilidad de aceder a la información y los métodos necesarios para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.