Cáncer de mama

El cáncer de mama es un crecimiento descontrolado de las células mamarias. Esto ocurre como resultado de mutaciones o cambios anormales en los genes responsables de regular el crecimiento de las células y de mantenerlos sanos.

Normalmente, las células de nuestro cuerpo se reemplazan a través de un proceso ordenado de crecimiento: nuevas células sanas reemplazan a las viejas; pero con el tiempo, las mutaciones pueden “encender” ciertos genes y “apagar” otros. La célula cambiante gana la habilidad de seguir dividiendo sin control ni orden, creando más células como ella, formando un tumor.
Un tumor puede ser benigno (no peligroso para la salud) o maligno (potencial de ser peligroso). Los tumores benignos no son cancerosos.
Los tumores malignos son cancerosos. Si no son controladas, estas células malignas pueden propagarse más allá del tumor original a otras partes del cuerpo.

El pecho es el lugar más común de cáncer en las mujeres

Prevención:

  • Comer una dieta equilibrada.
  • Mantener un peso saludable.
  • No fumar.
  • Limitar el alcohol.
  • Hacer ejercicio con regularidad.

El 40% de los cánceres de mama diagnosticados son detectados por mujeres que sienten un bulto, por ello son muy importantes los autoexámenes regulares.

¿Cómo debe realizarse un autoexamen de seno?

01.En la ducha

Usando las yemas de los dedos, palpa todo tu seno en un patrón circular desde el exterior hacia el centro, revisando la mama y la axila. Chequea todos los meses tus senos en busca de cualquier bulto, grosor o nudo. Toma nota de todos los cambios y hazte chequear por tu médico.

02.Delante de un espejo

Inspecciona visualmente tus senos con los brazos a los costados. A continuación, levanta tus brazos sobre la cabeza. Busca cualquier cambio en el contorno, hinchazón u hoyuelo en la piel, o cambios en los pezones. A continuación, coloca las manos en las caderas y presiona firmemente para tensar los músculos del pecho. No importa si los senos no son iguales, pocos lo son, sin embargo busca cambios en ellos, hoyuelos o arrugas.

03.Acostada

Cuando estés acostada, el tejido del seno se extiende a lo largo de la pared torácica. Coloca una almohada bajo tu hombro derecho y tu brazo derecho detrás de la cabeza. Usando la mano izquierda, mueve las yemas de los dedos alrededor de tu pecho derecho con movimientos circulares pequeños aplicando presión ligera y firme, cubriendo el área del seno y la axila. Aprieta el pezón y revisa si hay descarga o bultos. Repite estos pasos con el izquierdo.